Saltear al contenido principal

“Hechos de gente”

RELATOS / Economía Social

“Hechos de gente”

Esteban

“Al hombre que se pone una parrillita en una esquina para ganarse un mango, ese es al que le tenés que dar el crédito: él ya va a saber qué hacer.” Para Esteban, la ciudad está llena de emprendedores que trabajan con recursos muy limitados. Él los conoce bien. Hace treinta años que trabaja en organizaciones sociales. La actividad de Esteban tiene más de social que de proyecto individual. Hoy preside un comedor barrial con la experiencia de haber generado múltiples emprendimientos a lo largo de su vida, desde fabricar lavandina hasta confeccionar pulóveres. “Siempre trabajé con más gente. Alquilábamos un lugar bien grande en el que hacíamos funcionar el emprendimiento y además vivíamos. Lo importante es conducir y con criterio. Las organizaciones comunitarias están hechas de gente”.

En su comedor doscientas personas encuentran alimento todos los días. No es lo único que reciben. “Brindamos computación a 40 alumnos y damos trabajo a 30 personas que fueron capacitándose y que en otros lugares no habrían podido encontrar una oportunidad para trabajar: vienen todos con una problemática social compleja.” Gracias al apoyo de los créditos de la Ciudad y de la Nación, en el comedor ya pusieron en marcha un local de comidas y una agencia de telemarketing. Tienen el sueño de armar también una peluquería. “El local de gastronomía se sostiene con el trabajo diario de seis personas que tienen un básico de 2500 pesos y un plan FIT. Con las ganancias se sostiene el local y se apoya a la organización”. “Nunca empecé un emprendimiento pensando en lucrar, sino en vivir, y los créditos generan emprendimientos que permiten dar trabajo a las personas que se acercan al comedor y capacitarlos en oficios. A pesar de las vueltas que le des a las cosas, siempre terminás donde debes estar”.