Saltear al contenido principal

En ningún trabajo te aceptan si estas en la calle

RELATOS / Situación de Calle

Juan Carlos

conversaciones con Pablo Rey y Carlos Iglesias

Tengo treinta y tres años soy cordobés. (…) No sé, la infancia mía fue linda y dura a la vez las dos cosas, porque lo lindo era que tenía un hermanito. Porque yo no me crie con mis hermanas, mi vieja se separo de mi papá de mi verdadero papá y me llevo a mí, y dejo a mis hermanas viviendo con él y con mi abuela.

Cuando tenía quince años, apareció un día una mina, sentada viste en la pieza de mi mama… ¿Vos quien sos? (…) Agarró y me dice mi mamá, es tu hermana… Si yo no tengo hermana le digo, sí tenés hermana. Y bueno ahí… me entró a explicar mi vieja y bueno yo contento, tenia hermana. Primero vino una, la más grande, la lleve a mi hermana viste la mostraba, yo contento que tenia hermana. Después vinieron las otras, porque en realidad tenía cuatro hermanas. Después me toco conocer a mi viejo, que yo no lo conocía. Un tipo alcohólico de lo más bajo, porque tomaba vino con agua, viste, vino ese barato ese, allá en Córdoba todavía vendían vino suelto. (…) Y eso lo mató, lo mató el escabio, y al mes se murió, al mes de conocerlo se murió.

Yo iba a ir, por como se dice no faltarle el respeto a mis hermanas, iba a ir al velorio, pero en mi casa le avisaron, pero mi vieja no me aviso a mi viste (…) y me cago la vida. No fui al velorio de mi viejo y se enojaron mis hermanas dejaron de venir.

Yo a esa edad, viste, ya no me podían tener en mi casa ya si me ponían un freno lo rompía viste. Yo ya a esa edad ya tomaba, ya era capo del chupetín. (…)

Cuando tenía diecisiete años deje mi casa, pero porque mi mamá me dijo que me vaya, ya no me podía bancar, le pegue a mi padrastro, mal lo mande al hospital, y ella eligió al marido y no a mí, entendes me echo a mí. Yo no sabía a dónde ir, no sabía lo que era la calle, nunca había estado en la calle me entendes, (…) me fui a la casa de mi tía, mi tía me banco ahí, me puse a laburar, trabaje un tiempo, pero me sentía incomodo, mi tía me sacaba guita todos los meses. (…) Entonces me fui y alquile viste, alquile una piecita por allá en un barrio. Y ahí como estaba más libre conocí un par de amigotes que estaban en la joda, viste que andaban choreando. Y yo no me prendí porque andaba laburando, pero me prendí en el chupi, en la falopa viste. Y ya ahí un día me gaste la guita y no pude pagar la pieza y bueno me tuve que quedar en la calle. Conocí a unos pibitos que se drogaban con poxiran y yo me hice amigos de ellos, me drogaba con ellos y andaba al vicio como quien dice ¿no?

Después bueno después tuve unos problemas unas peleas viste con un antiguo enemigo… pum adentro y comisaria (…) Y un instituto que se llama admisión varón… de dieciocho para arriba. La entrada de la puerta parecía que vivía Amalita fortabat ahí viste, pero era un instituto (…) Y estuve, no se abre estado tres meses cuatro meses y me fui después. (…) Porque había muchos chicos, ya se empezó a armar como un cariño en el lugar y sufríamos. Porque justo yo soy de noviembre, yo cumplo en noviembre. Diciembre las fiestas, Enero las fiestas y justo caí viste en ese momento de las fiestas. Y hubo un quiebre de los chicos porque esperando a la mamá que lo venga a buscar para ir a la casa para pasar el veinticuatro. Y no vienen la mamá y los chicos se quedan ahí (…) Bueno pasaron esas fiestas. Enero curtí con los pibes tuvimos todo enero, y después en febrero bueno yo me fui. Es que yo veía, como que iba a seguir ahí, iba a terminar frustrado como los pibes. Iba a terminar igual porque nunca iba venir nadie a verme a mí, me entendes, mi vieja por más que la fuera la asistente social, fuera quien fuera no iba a ir a verme. (…)

Me hice otros amigos, paraba en la casa de unos pibes (…) Iba mucha gente del ambiente, mucho ladrones viste así, que iban a la casa, que iban de visita, iban a drogarse, porque ahí se podía drogar tranquilamente en la casa, pero no había mucha droga fea, había.., a tomar unos buenos virulasos a drogarte, a tomar unos escabios, escuchar música… Ahí empecé el choreo, cuando empecé a chorear…

Yo me enganche, dije Buenos Aires, por un amigo que había venido y había estado trabajando acá, estaba trabajando de limpia copas, pero no importa le fu re-bien, iba a bailar y todo viste. De ahí se me ocurrió venir acá. Bueno entonces busco laburo y no consigo. Aparte tampoco me alejaba porque no me animaba a meterme mucho a la ciudad viste, me quedaba ahí en retiro, daba vueltas por retiro mas lejos de plaza Francia no me iba, porque medio que me julepeaba la ciudad viste, muy grossa. Mangueaba moneda y alquilaba, viste ahí en la villa a un señor, un señor que era chaqueño, el me alquilaba una piecita, estuve un buen tiempo. Empiezo a laburar, sigo en la calle a pesar de que trabajaba seguía en la calle, después quedo sin trabajo. Empiezo a cartonear, viste empiezo a cirujeo y traigo cosas y las vendo. Son como dos años consecutivos de calle pura.

Es lo más bajo que hay amigo, es lo más bajo que hay. No es digno, no es nada, la calle es lo más bajo que hay. Mira una mina no te va a dar bola si sabe que vos estas en la calle. De verdad te digo. Entonces yo evito, evito esas cosas, no, no busco minas. No ¿para que voy a buscar una mina? para que me deje al otro día, cuando se entere que vivo en una plaza, que vivo ahí enfrente de Buquebus. Porque una mina no quiere eso. Las chicas de por si buscan siempre, ven en una persona un futuro y si de repente te ven a vos, y no ven ese futuro ¿me entendes?

Cuando yo cartoneaba, me acuerdo un día, no tenia esta cicatriz así, hacía mucho calor y venia muy cargado venia con ciento y pico de kilos, entonces venia con el dorso desnudo venia en cuero y venían dos minas caminando y una de las mina dice: que fuerte que esta ese cartonero, dice una de las minas, no se lo puede aguantar viste, …y la verdad que sí, pero sabes una cosa yo no saldría ni loca con un cartonero, y le dice ¿Por qué? la otra. Y yo quise saber ¿por qué?, entonces frene el carrito viste, y dice la otra: porque yo no puedo bancar a un tipo que mete la mano adentro de una bolsa y saca comida y se la come. Y yo viste quede anonadado porque era verdad, yo también hacia lo mismo. Entonces dije mira vos, nunca voy a poder tener una mina tirando el carrito. No lo entienden y si ni siquiera yo lo entiendo, yo no lo entiendo, pero yo sé, yo te puedo decir que es… que es lo más bajo que hay.

Yo me doy cuenta de algo, si vos estas en la calle, estas… en la lona ¿no? No sos una mala persona, no sos un delincuente por asi decirlo, pero la gente no te ayuda, no te va a ayudar porque estas en la calle, ahí está el final, el teje de la historia es que la gente no ayuda al que está en la calle. La gente lo que puede hacer es, te puede dar una manta, un saco, lo mismo que la iglesia una leche, dos pesos pero no te va a ayudar, no te va a ayudar. Y si vos por ejemplo conseguís un laburo… en ningún lado te aceptan que estés en la calle.

El que está en la calle no tiene nada, no tiene nada pero también tiene que lucharla porque tiene que sobrevivir, si no se muere. En dos o tres días que no comas ¿sabes cómo baja tu defensa en la calle? Baja un montón, baja una bocha o ponele que no tomes nada caliente en un par de días ¿sabes cómo baja tu defensa? Baja mal, vas así como borracho, entendes te duele las piernas, te duele todo porque andas girando, andas caminando, descansas mal y bueno si te queres un poquito tenes que pelearla, tenes que luchar.

Salir de la calle no es el hotel. Porque el hotel te saca todo, te saca hasta el jugo te saca. Ponele vos laburas sos un esclavo, porque vos laburas, laburas, laburas, laburas, laburas, laburas, laburas como negrito, que se yo como un forrito, llegas al hotel, una vieja que te tiene cagando, que no podes llevar a nadie, que no esto, no lo otro. Dormí y al otro día a la siete de la mañana te tenes que ir, porque la señora tiene que cambiar la sabana, y vos gastas todo tu sueldo para que te traten mal ¿Por qué?, por un techo… ¿Por qué?.

Mira yo tengo un nene ¿no? Yo laburaba y pagaba un hotel, pero que pasaba no me quedaba plata para comprarle un regalito al nene, no me quedaba plata ni para comer. Entonces ¿qué tenía que hacer?, comer de la basura loco, tenía que laburar como cartonero negro de mierda, toda la guita que cartoneaba iba a parar al hotel, encima tenía que comer de la basura, ¿para qué? ¿Por dormir? ¿por bañarme? ¿Me entendes?

Hoy en día cualquier persona cartoneando se paga la pieza, pero más de eso no. Vos cartoneando estas zapatillas no te dura ni un mes, porque se gastan y vos tenes que comprarte otra y vos no podes comprarte otra porque tenes que pagar el hotel. Y pagar el hotel y todo lo que hay para el hotel, y para el hotel, y para el hotel, y para el hotel, y para el hotel. Y ¿vos? ¿vos no existís? Vos sos un esclavo del hotel. Entonces ¿que la salida es un hotel? No.

Una vez hablando con la madre de mi nene, le dije mira sabes que tengo ganas de arreglar mi historia de buscar laburo conseguir guita y buscar un abogado, ver si puedo sacar el pasaporte, irme a otro país. Juntar guita e irme a suiza ponele. Con lo que yo se con la albañilería, con lo de gasista y se lo dije, pero después bueno tuve un quiebre, me metieron un puntazo viste, estuve casi muerto (…) pero me recupere, para bien o para mal pero me recupere ahora sigo con el objetivo viste.

Quiero estudiar. Quiero estudiar gas, electricidad pero gas voy a estudiar un nivel mas, ya no voy a ser gasista de tercera voy a ser gasista de segunda. Y quiero estudiar y en un futuro es irme de buenos aires, me voy a ir al sur, no conozco el sur pero me voy a ir a laburar al sur, voy a laburar porque allá se que, voy a laburar, aparte no me conoce nadie, no conozco a nadie, es una buena forma de arrancar. Pero por ahora me la tengo que aguantar, tengo que seguir acá en la calle bancar porque los estudios están acá, acá puedo estudiar, las posibilidades para estudiar… ¿el que quiere estudiar? hay posibilidades.

Yo confío, soy de las personas que por más que me hayan cagado no me quiero arruinar la vida y quedarme resentido. Yo sigo confiando, sigo viviendo, no me molesta volver, que me vuelva a pasar”

 

Para citar:
RELATOS / Situación de Calle, conversaciones realizadas por Pablo Rey y Carlos Iglesias
otredades.org
Rumbo Sur, Buenos Aires 2012