Saltear al contenido principal

“Desarrollarme y aprender a valorarme”

RELATOS / Economía Social

“Desarrollarme y aprender a valorarme”

Carmen Rosa

En 1994 vino a la Argentina desde su Perú natal para trabajar, junto a su marido, como empleada del hogar en una casa de familia. “Cuando nos despidieron, nos despidieron a los dos a la vez. Quedamos con tres hijos y en la calle”. Vinieron tiempos difíciles en los que llegó a recibir alimentos a cambio de participar en las marchas y actividades de un centro de gestión. “Había cosas que me gustaban y cosas que no, pero yo necesitaba la caja”. Su afición a la costura, oficio que aprendió en Lima durante sus años escolares, la ayudó a salir. Una amiga le contó que en el CMD daban “una suerte de beca a quien se anotara en los cursos como una forma de capacitarse para trabajar”. Hizo el curso de operaria de máquinas de costura y encontró un modo de vivir que le permite dejar parcialmente la limpieza en casas familiares.

Carmen dejó de recibir el subsidio previsto para la capacitación en oficios con salida laboral cuando Desarrollo Social le concedió un subsidio para un proyecto de confección de ropa para niños. En el CMD le habían hablado de la convocatoria y ella presentó su solicitud. “Lo primero que quiero hacer es comprar la collereta. Con eso completo todo el circuito de las máquinas”. Nos cuenta de su experiencia con el CDM. “Acá me desarrollo y veo mi capacidad. Veo que lo que antes me costaba ahora lo hago mucho más rápido. Me dieron una visión para desarrollarme y aprender a valorarme como persona a través de mi trabajo. Hay personas que esto no lo valoran, que van al taller a chusmear y no aprenden. Ahí están las máquinas pero no las agarran”. Carmen Rosa quiere ser ejemplo para sus hijos, que vean que a sus 49 años puede seguir capacitándose y creciendo. Dice que se esfuerza porque espera lo mismo de sus hijos. “Cuando te ponés a trabajar sólo buscando dinero te olvidás de lo esencial. Se puede trabajar y capacitarse al mismo tiempo. Todo depende de como te organicés. Yo veo a mujeres con muchos más hijos que lo logran. Imaginate yo hasta dónde puedo llegar”.