Saltear al contenido principal

“No hay que mezquinar las ideas”

RELATOS / Economía Social

“No hay que mezquinar las ideas”

Cecilia y Eleonora

En Buenos Aires cada vez más gente vive en monoambientes, con pocos espacio para muebles. Donde otros vieron un problema, ellas encontratron su proyecto. Diseñar muebles que pudieran transformarse por la noche, como una cama rebatible o una cajonera con ruedas que se convierte en mesa de luz. El emprendimiento se llama Minbai y comenzó con el premio en el programa VAITEC de desarrollo de proyectos tecnológicos. Gracias a él, tuvieron acceso durante dos años a la incubadora del CMD, un lugar en el que comenzar a trabajar y a capacitarse en costos, proveedores, gestión y logística: “Antes nos juntábamos cada 15 días a tomar el te y charlar de lo lindo que sería. No bajábamos a la realidad. Pero con el premio nos obligaron a usar el espacio por lo menos 6 horas al día. Eso hizo que nos sentáramos y empezáramos a trabajar en serio, buscando en internet y posicionándonos en la web.”

En esos dos años Eleonora y Cecilia aprendieron que poner en marcha un proyecto era más complejo que tener una idea para un mueble. También, que crear un equipo de trabajo y compartir las ideas es fundamental. “Uno solo no puede hacer nada. Y con la gente no hay que mezquinar las ideas. Sacás más provecho al compartirlas que al callarlas. Los demás tienen aportes que muchas veces ayudan”. Descubrieron que el diseño, la comunicación y el cumplimiento de lo pactado son elementos clave en cualquier emprendimiento. “La gente valora mucho que si le decís a una hora, seas puntual, y que devuelvas las llamadas. Son cosas básicas pero en la práctica no se dan tanto. Es lo que hace que te recomienden luego”. El crédito de PROMUDEMI nos “permitió tener un pequeño stock”: “Los tiempos de fabricación y de producción se hacían muy largos y se nos hacía difícil cumplir con las entregas. Antes de que empezáramos a fallar, pedimos el préstamo para tener un stock”.