Saltear al contenido principal

Cine y educación – Carlos A. Ferraro

RELATOS / Cultura y Sociedad / EDUCACIÓN y COMUNICACIÓN

Cine y educación

Carlos A. Ferraro

El cine argumental se presenta en la sociedad como un producto de las industrias culturales que alimentan el imaginario social. De alguna forma el cine esta siempre presente en los diálogos cotidianos de la gente. Ya sea por consumo de sala o en el espacio familiar a través del formato DVD y/o digital, el cine forma parte de los consumos culturales de la sociedad, bajo oferta de entretenimiento, los jóvenes se convierten en grandes consumidores.

RELATOS / Cultura y Sociedad / EDUCACIÓN y COMUNICACIÓN

Cine y educación

Carlos A. Ferraro

El cine argumental se presenta en la sociedad como un producto de las industrias culturales que alimentan el imaginario social. De alguna forma el cine esta siempre presente en los diálogos cotidianos de la gente. Ya sea por consumo de sala o en el espacio familiar a través del formato DVD y/o digital, el cine forma parte de los consumos culturales de la sociedad, bajo oferta de entretenimiento, los jóvenes se convierten en grandes consumidores.

La escuela por su parte, ha sabido sacar provecho de esta realidad, incorporando ya desde hace algún tiempo el uso del cine como elemento de apoyo didáctico, o como enseñanza en el área de lengua en el concepto de nuevos lenguajes o “texto discursivo”. Sin embargo fuera del área de enseñanza de la lengua su utilización se realiza con niveles de apreciación parciales, en cuanto a la potencialidad de la obra y en general insuficientes en la profundidad y diversidad del abordaje.

El tiempo que emplea el docente en el ejercicio de su función no permite una adecuada preparación de material que se presenta como de uso no convencional en el ámbito áulico. Al mismo tiempo la riqueza temática del film obviamente no agota su proyección en el ámbito de la educación formal. Existen innumerables y diversos grupos sociales que suelen utilizar el cine como instrumento de incentivación dialógica a través de debates, liderados por distintos actores sociales.
Se pretende, entonces, aportar elementos de lectura de lenguaje cinematográfico que permitan facilitar un acceso integral a la temática narrada en el filme, de tal forma que desde una visión crítica y estética induzca a reflexionar acerca de los valores de las historias expuestas ya sea para una aplicación didáctica escolar o en ámbitos mas abiertos de educación no formal.

Pero la importancia de esta actividad no reside solo en lo señalado. Creemos que toda esta aplicación y esfuerzo debe orientarse finalmente a destacar valores humanos y sociales que estén presentes en las historias genuinamente analizadas. La sociedad se construye desde una conciencia social robustecida en valores esenciales como la justicia, la solidaridad, el reconocimiento de la dignidad del otro , los derechos humanos, la aceptación de la diversidad, la paz, etc. , valores lamentablemente poco presentes en la mayoría de las producciones de la industria cultural .

Precisamente la elaboración de material, rescatando las producciones en que los valores señalados estén en juego se convierte en un aporte imprescindible para la formación de los niños y jóvenes. Una propuesta es la lectura crítica del film.

El cine como entretenimiento se construye recurriendo a los estereotipos.

Es necesario para aquellos que trabajamos desde una perspectiva crítica con los medios en general y el cine en particular atender la presencia de los mismos. Muchas veces la naturalización de los estereotipos nos hace involuntariamente cómplices de trabajar con films con presencia acentuada de los mismos sin hacer un señalamiento y análisis de su presencia 

El cine, desde sus albores, ha sido siempre un espectáculo. Al menos así se lo denomina, se lo reconoce. También se lo vincula con el entretenimiento y es muy común escuchar que la gente diga que va al cine para divertirse.

Ante este tipo de definiciones sería útil que nos detuviéramos a considerar, brevemente, el origen conceptual de estos términos en juego, cuando hablamos de cine. Sus etimologías nos pueden orientar  a una primera reflexión:

La palabra espectáculo viene del latín spectaculum y significa: medio para ? ver, presenciar?, sus componentes léxicos son spectare (ver) y culum (medio,instrumento)

El verbo entretener (divertir, distraer),esta formado con entre y tener. La idea de tener uno en suspenso o simplemente tener su atención

La palabra entre viene del latín ínter (entre, situación entre dos puntos), a intervalos, y el verbo tener viene del latin tenere ,(dominar, retener),asociado con la raíz ten (extender, estirar)

La palabra diversión viene del latín diversio y significa ?acción y efecto de recrear?.Sus componentes léxicos son el prefijo di (separación múltiple),vertere (dar giro en dirección opuesta, alejarse),más el sufijo ción (acción y efecto)

De estos tres términos en juego quisiera rescatar el segundo, el entretenimiento, en contraste con el tercero .Este último connota, separación , alejamiento. En cambio entretener se asocia a una atención sostenida por una tensión entre dos puntos de interés.

En cierto sentido la diversión me disgrega, el entretenimiento me concentra.

Estas elementales disquisiciones tienen como propósito entender que el espectáculo del cine,  concebido como  entretenimiento, antes que como diversión, nos permite acercarnos en una perspectiva de reconocimiento de muchas obras cinematográficas, sin alejarnos del placer de contemplar, son  válidas para la reflexión y el ejercicio del intelecto.

Y a esto nos estamos refiriendo cuando hablamos del cine más allá del entretenimiento y el uso didáctico que se puede hacer.

Quienes son consumidores asiduos de cine saben que la historia de la industria  del espectáculo cinematográfico ha sido construida por las empresas productoras llamadas Majors: Metro, Fox, Warner, RKo y otras de menor envergadura llamadas minors como: Columbia, Paramaount, Universal ,Artista Unidos, etc. y más adelante con asociaciones de productores independientes.

Es claro que estamos refiriéndonos a empresas norteamericanas, que si bien no son las únicas que han producido cine y necesariamente el de mejor calidad, son sin duda alguna las que acuñaron el concepto de entretenimiento en el cine. Y las que han instalado  con el tiempo, la mayor distribución e imposición de sus productos.

Podríamos afirmar que el imaginario occidental está nutrido en  gran  parte por lo que el cine norteamericano con su perfil de espectáculo  nos legó.

En una línea distinta están las producciones del cine italiano, francés inglés alemán, ruso, medio oriente , oriental  y en menor medida la española . Algo más lejos están las cinematografías latinoamericanas. Todas ellas están más cerca del cine intimista, estético, reflexivo.

Todo esto no significa que dejemos de reconocer que el cine norteamericano también ha contribuido a un tipo de cine como al que hicimos referencia. Y ha aportado además el concepto de género.

Sin duda que lo afirmado podría abrir debates interminables. Especialmente porque nuestro cuadro de opinión está basado en aspectos de carácter general. De todos modos  cualquier cinematografía, de cualquier época ha contribuido y contribuye a disfrutar el cine más allá del entretenimiento y puede ser una buena herramienta para trabajar en la educación.